Date un respiro (Respiraciones para combatir la ansiedad)

Date un respiro (Respiraciones para combatir la ansiedad)

 

Todos alguna vez hemos pasado por una etapa dura, nos hemos visto sin trabajo, o por el contrario estresados por él, problemas con la familia, hijos, pareja… Etapas en las que todo parece venir de golpe, con enfermedades incluidas, o directamente caemos en una depresión porque no sabemos afrontar el día a día.
Unos se quedan paralizados sin saber qué hacer, otros lloran, otros gritan, se desesperan y al final terminamos en la consulta del médico que nos receta un ansiolítico para que nuestro corazón no termine explotando.

¿Qué hacer a partir de entonces?

Cosas muy sencillas. Para empezar, recordad que los riñones están relacionados con los estados de estrés, son los que generan la hormona cortisol, la que provoca esa subida de estrés, así que sería conveniente beber agua durante el día para que estos puedan hacer una optima función de filtración y eliminación de toxinas.

Otro hábito que puedes adquirir es hacer ejercicios en los que estires tu zona lumbar, en la que se vean involucrados los riñones y por otro lado el abdomen, ya que es un punto muy importante que si logras fortalecer conseguirás aumentar tu energía.
El punto del ombligo es donde se unen las energías prana y apana, energía de asimilación y energía de eliminación. Asimilamos oxígeno, comida, bebidas y eliminamos anhídrido carbónico, sudor, orina, heces…

La cuestión es que he titulado a este post “Date un Respiro”, porque voy a centrarlo en la respiración.
Siempre nos dicen que respirar es la mejor manera de controlar la ansiedad, el estrés, los estados de pánico, pero cuando estos son muy elevados nos es muy difícil centrarnos en la respiración. De hecho, la mayoría de la gente tiene esa sensación opresiva tan incómoda en el pecho que no saben cómo deshacerse de ella.
No te voy a decir que con que hagas ciertas respiraciones una vez se te va a ir de repente la ansiedad. Esto requiere que lo hagas todos los días durante un tiempo determinado y que lo tomes como un hábito. Va a ser un complemento más para combatir tu ansiedad.

Empezamos por la respiración larga y profunda

Voy a indicar dos maneras de hacerla:

1.
Para hacerla por primera vez es mejor hacerla tumbad@ o sentad@.
Coloca una mano sobre tu abdomen y otra sobre tu pecho. Comienza a tomar aire por la nariz de manera lenta a la vez que lo diriges a tu abdomen, permitiendo que se hinche como un globo. Cuando esté totalmente hinchado, continúa tomando aire para llenar y elevar tu pecho hasta sentir como el aire eleva tus clavículas.
Ahora retén el aire unos tres segundos y comienza a soltar el aire, también por la nariz, primero el del pecho, de manera muy lenta y después el del abdomen hasta que te sientas totalmente vací@.
Aquí si quieres puedes retener el aire fuera otros tres segundos.

2.
Ahora voy a compartir un vídeo de youtube que se titula “Ejercicio de respiración para la coherencia cardiaca”.
No voy a explicar de qué trata porque ya lo hacen en el vídeo.

La diferencia que hay con respecto a la respiración anterior es que se inspira por la nariz y se espira por la boca y ambas manos sobre el pecho. Tampoco hace retención de aire. Es muy interesante, ya veréis.

Si os fijáis, el círculo va cambiando de color, son los colores correspondientes a los chakras. Bueno, esto es solo una curiosidad.

Ambas respiraciones las puedes practicar antes de dormir, por ejemplo, al despertarte, o en cualquier momento del día en el que sientas el estado de ansiedad.
Empieza haciéndola durante tres minutos y si quieres puedes ir aumentando hasta los quince.

En el caso de la primera, cuanto más profunda sea tu respiración, más toxinas lograrás eliminar.

Sin comentarios

Escribe un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This